Sobre Amoris Laetitia : Guía del Cardenal Antonelli

El Cardenal Ennio Antonelli

El Cardenal Ennio Antonelli

     El papa Francisco, en las primeras líneas de “Amoris laetitia”, afirma claramente que “la Iglesia requiere una unidad de doctrina y práctica, pero esto no impide que existan diferentes maneras de interpretar algunos aspectos de la doctrina o algunas consecuencias que surgen de ella”. Y por esa razón, “cada país o región puede buscar soluciones que se inculturen mejor, estando atentos a las tradiciones y retos locales.”
Es de hecho lo que está sucediendo, a los ojos de todos. En cada región, cada diócesis y parroquia se aplica “Amoris Laetitia” según criterios diversos, a veces incluso hasta claramente contrarios entre sí.
Por ejemplo, en Roma, en la diócesis del Papa, el cardenal vicario Agostino Vallini dictaminó que los divorciados y vueltos a casar pueden recibir la comunión, autorizados por el confesor, aunque no vivan “en la continencia”, es decir, como hermano y hermana, “aunque esto sea difícil de practicar para la estabilidad de la pareja”:
Sin embargo, en Florencia, el cardenal Ennio Antonelli, ex presidente del Consejo pontificio para la Familia y estudioso muy respetado de la materia, ha dictado el pasado 8 de octubre, a los sacerdotes de la diócesis – en total acuerdo con el arzobispo del lugar, el cardenal Giuseppe Betori – directivas para la interpretación y aplicación de “Amoris Laetitia” que están en perfecta continuidad con el magisterio de la Iglesia de todos los tiempos, y por lo tanto no permitiendo el acceso a la comunión eucarística de los divorciados vueltos a casar mientras vivan como “marido y mujer”, excepto en el caso muy particular, ya establecido por la teología moral clásica, esto es, “el caso difícil, donde nos encontráramos con dicha falta temporánea junto a un propósito claro de observar la continencia sexual.”
El cardenal Antonelli, de 79 años, es una autoridad en la materia. Fue presidente durante cinco años del Pontificio Consejo para la Familia y también ha acumulado una considerable experiencia pastoral. Fue primero arzobispo de Perugia y luego lo fue de Florencia, así como Secretario durante seis años de la conferencia episcopal italiana. Tiene una sólida formación teológica y pertenece al Movimiento de los Focolares.

Presentamos el documento para su descarga, aquí.

Fuente: http://chiesa.espresso.repubblica.it/articolo/1351390 (en italiano)

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario